domingo, 20 de mayo de 2012

Capítulo 1

Para Shane, entrar en Concordia siempre había sido su sueño. Él poseía la sangre del Dragón en sus venas, y Concordia era el sitio donde cualquier descendiente de Sgiath querría entrar. Y ahora, a apenas dos años de haber podido ingresar, se veía recogiendo sus pocas pertenencias para abandonar la organización y no volver.

Shane había entrado en la organización a los dieciocho. Bajo el nombre de Igres –por el que era conocido en la organización-  había aprendido a usar la magia y a convertirse en dragón, había entrenando sin cesar, se había empapado de los nobles valores de Concordia, y había llegado a participar en misiones mano a mano con William Yule -conocido como Sagal-, el jefe de la organización.
Pero después de que Sagal cayera abatido por un Cazador hacía ya varios meses y quedara incapacitado para seguir ejerciendo de Guardian -y mucho menos de jefe de la organización-, Concordia había pasado a manos de su hijo Salce y desde entonces todo había cambiado: Los Guardianes que habían sido reclutados recientemente, supuestamente para mantener la paz, estaban sembrando el caos allá donde quedaban destinados, y los que ya llevaban un tiempo en la organización, en lugar de hacer algo por cambiar las cosas, estaban abandonando Concordia, o uniéndose a los nuevos planes de Derek Yule.
Y Shane, incapaz de actuar solo contra Salce y su séquito, se veía huyendo de aquel lugar que ya nada tenía que ver con la Concordia que siempre había admirado.


Salió de su habitación con una bolsa en la que guardaba sus escasas posesiones, comida para un par de días y una bolsita de cuero con sus ahorros. Palpó bajo su camisa el medallón de Sgiath que le permitía usar sus poderes, y echó un último vistazo al edificio que había sido su hogar los últimos dos años.
Fuera, la noche era cerrada, y las calles de la pequeña ciudad amurallada que era Concordia, estaban iluminadas por farolas de luz tenue que emitían una luz anaranjada y creaban sombras alargadas en el suelo.
Aceleró el paso aunque sabía que todos estarían durmiendo a esas horas, o en plena misión lejos de la organización, y se apresuró en llegar a la muralla este. Allí, se acercó a uno de los rincones oscuros que se formaban tras los edificios y dejó su bolsa en el suelo. Miró un par de veces a su alrededor, asegurándose de que no había nadie cerca mientras sacaba su medallón de debajo de la camisa y lo aferraba con fuerza en uno de sus puños.
- Sgiath dlathim embe – susurró.
Su voz sonó grave y profunda, parecida a un siseo ronco, y un calor se extendió desde el medallón hasta su pecho y desde ahí le recorrió todo el cuerpo al tiempo que cambiaba su apariencia.
Su ropa desapareció fundiéndose con su piel, su cuerpo creció y se deformó dando lugar al de un dragón. En su piel aparecieron escamas del color de la sangre y el óxido, una larga cola acabada en una punta como la de las flechas se extendió desde el final de su lomo y unas alas enormes crecieron en su espalda.
Ahora medía más de cinco metros de largo y sus brazos y piernas eran patas gruesas como columnas con peligrosas garras al final.
Agarró la bolsa que había dejado en el suelo con una de sus patas delanteras y se irguió para observar si el camino estaba despejado más allá de la muralla. Al no ver a nadie, salió de su escondite y desplegó las alas para echar a volar.

- ¿No estarás pensando en irte, Igres, querido? 
La voz resonó en la oscuridad de la noche y le produjo a Shane un escalofrío en la espalda. No era precisamente la persona con la que tenía más ganas de encontrarse.
- Déjame en paz Nera, no tengo nada que hablar contigo.
- Yo creo que sí. Y a Salce no le va a gustar nada que te vayas – era una voz joven, aunque tenía el tono del que está acostumbrado a que le obedezcan.
- Pero tú no me vas a hacer cambiar de opinión – espetó él, a la vez que se volvía en busca de la voz.
- Dame una oportunidad – respondió ella, sencillamente.

Y entonces la vio. 
La muchacha estaba allí, en mitad de la calle, iluminada por las farolas. Vestía un sencillo vestido blanco y tenía una cabellera negra y larga que enmarcaba una cara iluminada y bella, llena de juventud. Una media sonrisa en unos labios carnosos, y unos ojos grandes y negros, le daban una expresión inocente. Y Shane recordó que un día estuvo enamorado de ella.

Apoyó sus cuatro pesadas patas en el suelo y se detuvo a una distancia prudencial.


____

Opciones para continuar:
A- Hablar con ella
B- Ignorarla y salir de allí

12 comentarios:

  1. Punto 1: Yo decido la A
    Punto 2: Hay una cosa que no me ha quedado clara; ¿Salce es el nombre de Derek Yule dentro de Concordia, no? Me ha parecido entenderlo así, por compartir el apellido de su padre, pero creo que no queda del todo claro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si, Salce es el nombre de Derek en la organización.
      Para la próxima vez, intentaré concretar más esas cosas, y por otro lado estoy trabajando en un anexo con vocabulario y personajes para los que se queden con dudas :)

      Eliminar
  2. Como ya te he dicho antes B y que le peten a la zorra esa^^
    ves como si te leo... aveces XD.

    ResponderEliminar
  3. ¡Yo también elijo la B!
    La historia tiene muy buena pinta, me apetece ver cómo sigue :3

    ResponderEliminar
  4. Bueno, teniendo en cuenta que estuvo enamorado de ella, y que se para (en vez de seguir volando), yo creo que una parte de él quiere hablar con ella, aunque quizás no fuera lo más conveniente...
    Así que... elijo la A!! xD

    ResponderEliminar
  5. vale me he enganchado!
    si se tiene que ir que se vaya, pero ya que ha aparecido esa tía con la intriga, pos que nos explique porque no quiere que se largue.
    en fin, opción A.

    ResponderEliminar
  6. De momento pinta bien.

    Sabiendo que ha estado enamorado de ella, sería muy extraño que no se quedara y porque no me quedaré con las ganas de saber que se dicen xD

    Así que elijo A

    ResponderEliminar
  7. La A, porque ya que esa ciudad ha sido su sueño, tiene que luchar por ella (reclutar a gente) y sobretodo no huir que es de ser cobardes. Y como está enamorado de ella, la ha de escuchar (aunque diga que lo estuvo, siempre queda algo).

    Ana.

    ResponderEliminar
  8. Es un buen inicio, la verdad. Me ha gustado.
    Quizás no se ha presentado demasiado el contexto. No sabemos a qué se dedica la Organización ni quiénes la forman, etc. De todos modos, los elementos básicos que crean el conflicto y lo que parece que será un antagonista, han quedado presentados. Supongo que ya iremos conociendo más cosas de este mundo, de Concordia, de la Organización y demás. Incluso introduces una subtrama de amor que puede ser interesante.
    Lo cierto es que a mí me ha funcionado muy bien este capítulo. ¡Enhorabuena!
    Me ha gustado bastante, sinceramente.

    Respecto a la opción, escojo la A. ¡Muchas suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marc por la crítica, siempre se agradecen :)
      La verdad es que al ser capitulos tan cortos, y con decision al final, es un poco dificil definirlo todo bien en un solo capítulo, pero espero cogerle el truquillo pronto y poder mejorar en eso :)
      Me alegro de que te guste :)

      Eliminar
  9. Interesante historia, si señora, go on xDDD

    ResponderEliminar